Si pensamos en los bebes y niños pequeños recordamos las «nanas» y canciones que se tararean en el momento de conciliar el sueño. Más allá de esa sensación placentera se ha confirmado que lo relacionado con el canto es beneficioso para el desarrollo cognitivo de los niños.

Todos hemos presenciado como algún bebé sin consuelo cambia completamente su actitud en el momento en que su madre o su padre empiezan a tararear una canción de cuna o infantil. Pero más allá de que estas canciones puedan calmarle o reconfortarle existe un efecto positivo para el desarrollo cerebral de los más pequeños.

A pesar de que ya conocemos la Musicoterapia es ahora cuando se le está dando el verdadero valor a la música en los niños. Las canciones y cánticos forman parte de la educación de los niños.

Existe un experimento llevado a cabo en Alemania en el que se contó con niños de más de 500 centros de educación infantil. Las conclusiones no dejaron lugar a dudas, la mayoría de los pequeños que cantaban con frecuencia, tanto en la escuela como con la familia, mostraban una mejor predisposición a la hora de comenzar la educación primaria.

ESTIMULACIÓN DE LOS BEBÉS CON CÁNTICOS

Una vez conocidos estos datos entendemos por qué es tan habitual cantar a los niños y a su vez que ellos lo hagan también. Mediante la música estimulamos el desarrollo mental, físico y social de los pequeños.

Además de estos aspectos también se estimula en mayor medida del habla, la socialización también será más sencilla además de que presentarán un mayor control de la agresividad debido a que su personalidad será más positiva.

Si eres de los que nunca les has cantado porque piensas que lo haces mal no te debes preocupar porque en ningún caso se juzga la calidad del que lo hace.